“Patricia Azócar no es estafadora y eso ha estado claro en el expediente desde el principio”

Oscar Triana, integrante del Despacho de Abogados Triana, Ruiz & Asociados, que ha asumido recientemente la defensa de Patricia Azócar, empresaria y presidenta del Grupo Exclusiva, señaló que existen diversas irregularidades en el proceso que se le sigue a su defendida, al tiempo que enfatizó que “no es ninguna estafadora” y ratificó que “no se puede utilizar al sistema de justicia penal para cobrar una presunta deuda”.

El abogado sostuvo que no se explica qué es lo que ha acontecido, pues en el proceso que se le sigue a Azócar se estaría dando un gran salto atrás en el sistema normativo, “cuando se priva de la libertad a una persona por una presunta deuda, situación proscrita en todas las legislaciones del mundo”.

El profesional del derecho explicó que ninguno de los hechos denunciados constituyen delitos y por el contrario, todo lo que está aconteciendo “no es más que una flagrante y grosera violación del Principio de Intervención Mínima del Derecho Penal y, concretamente, del principio de subsidiariedad, en virtud del cual este ha de ser la ultima ratio, es decir, el último recurso que se debe emplear a falta de otros mecanismos menos lesivos, como son los establecidos en el Derecho Civil o en el Derecho Mercantil como fundamento de las soluciones a los conflictos que surgen entre los particulares, según lo ha establecido de manera reiterada la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (Nº 1676 de fecha 03-08-07, Magistrado-Ponente Dr. Francisco Antonio Carrasquero López)”.

Explicó que el propio denunciante, identificado como Ramón Carrasco, señala que, presuntamente, entre el 13 de abril y el 10 de agosto del año pasado habría entregado a Patricia Azócar y a su esposo, Henry Parada, la cantidad de 95 mil dólares “en calidad de préstamo” a interés mediante transferencias realizadas entre cuentas bancarias del exterior, con la presunta obligación de devolver 200 mil en el mes de septiembre del mismo año 2018, lo cual no se habría materializado; y además admite que son socios en la empresa de publicidad Publigespro.

El abogado detalló con documentos en mano que -grosso modo- estos son los argumentos que constan en el expediente fueron los utilizados por la representación del Ministerio Público para solicitar la privación de la libertad de Patricia Azocar y su esposo Henry Parada y que fueron avalados por el Juez de Control, enmarcando los mismos en una inexistente estafa y una asociación para delinquir, “que menos existe pues para que ello se configure de acuerdo a la legislación vigente, en la acción u omisión deberían de estar involucradas o asociadas por cierto tiempo tres o más personas, y en el presente caso solo fueron denunciados, aprendidos y privados de libertad dos personas”.

El abogado dijo que no tiene la facultad de admitir la existencia de la presunta deuda que habría surgido del presunto préstamo, sin embargo, lo que sí puede afirmar es que entre el denunciante y sus defendidos ha existido una relación civil y mercantil desde hace un tiempo, al punto que RJ Gespro es parte de Publigespro, empresa en la que Azócar es socia de Carrasco a través de su compañía Publifuturo.

Patricia Azócar pide a sus clientes y empleados un voto de confianza

El abogado Oscar Triana dejó sentado que su defendida es una empresaria que inició su transitar en el año 2004 cuando, con dinero prestado por parte de su padre, fundó Exclusiva, siendo ello el inicio de una carrera fructífera en el mundo editorial con el lanzamiento de varias revistas dirigidas a diferentes segmentos de la sociedad, con ideas innovadoras y si se quiere de vanguardia, que gustó mucho entre los consumidores, lo cual llevó a que creciera su cartera de clientes y relacionados.

“De allí, con la experiencia obtenida, Patricia Azócar incursionó en el mundo digital con todas las publicaciones y el canal digital Ereporte. Además, incursionó en el mundo de las vallas y pantallas publicitarias, las cuales están ubicadas en los más importantes centros de tránsito de personas del país, sin mencionar la exitosa organización, promoción y realización de importantes encuentros sociales, empresariales y gubernamentales”, agregó.

Sostuvo que ahora, cuando Patricia Azócar pasa por el peor momento de su vida, ha querido decirle a todos sus clientes, relacionados, amigos y trabajadores del Grupo Exclusiva que tengan confianza en ella, que su situación actual le está impidiendo actuar y resolver como siempre lo ha hecho, pero que confía en que pronto se resolverá, de la única manera que puede resolverse, que es aclarándose todo y saliendo a la luz la verdad.

“No escuchen voces agoreras que predicen el naufragio de la nave y por el contrario denle un voto de confianza que ella no ha defraudado a nadie, ni siquiera en estos momentos de grandes dificultades para el país, que es cuando más ha invertido en tiempo e ideas para salir adelante”, insistió el abogado.

Por último, ratificó que los hechos no revisten carácter penal por lo que esperan que en los próximos días sea revocada la medida cautelar privativa de libertad a Patricia Azócar y de su esposo Henry Parada. 

Etiquetas de la Historia
,
Más de Marisol Pozzolini