Más de 3 mil personas murieron en Venezuela por VIH/SIDA en lo que va de año

Solo hasta abril del presente año, más de 3 mil personas con VIH/SIDA murieron en el país debido a la carencia de antirretrovirales, cifra que para finales de 2019 podría superar las 6 mil 500 registradas en 2018, informó para Primicias24, Eduardo Franco, secretario general de la Red Venezolana de Gente Positiva y presidente de la Fundación Mavid Carabobo.

De las 120 mil personas con VIH existentes en Venezuela, 60 mil deberían recibir tratamiento. Sin embargo, como consecuencia del desabastecimiento que comenzó en 2009 y se agravó en 2017, muchas decidieron abandonar la nación para tratar de salvar sus vidas.

A la fecha, solo 50 mil diagnosticados con VIH, tienen garantizado su tratamiento debido a que en enero de este año, llegaron alrededor de 3 millones de tabletas de antirretrovirales combinados de última generación, cotizados en 5 millones de dólares. Ayuda canalizada por organizaciones civiles mediante el Plan Maestro y el Fondo mundial para la lucha contra el VIH/Sida, la tuberculosis y la malaria (GFATM, siglas en inglés The Global Fund).

Franco explicó que las 10 mil personas restantes o más “quedarán sin atención porque no pueden acceder a este tipo de tratamiento por su patología de base o por alguna otra complicación. Existen pacientes que se hicieron multirresistentes al medicamento debido a su ingesta irregular a causa del desabastecimiento de los últimos 3 años,  es decir, las personas que no puedan emigrar a las medicinas existentes no reciben atención”.

A ciegas trabajan los galenos que atienden a los pacientes con VIH/Sida debido a la inexistencia de reactivos para realizar pruebas de detección de cuarta generación, así como estudios de seguimiento de cargas virales (cuantificación de la infección por virus) y enfermedades oportunistas(infecciones que se aprovechan de un sistema inmunológico debilitado).

Informó para Primicias24 el doctor Martín Carballo, miembro de la Comisión de VIH/Sida de la Sociedad de Infectología de Venezuela, quien puntualizó que los pacientes de Caracas cuentan con mayor posibilidad de recibir atención que los del resto del país, donde se siente más el desabastecimiento y la suspensión de los  tratamientos entre los 6 y 8 meses, aunado a la falta de salas para la hospitalización.

“Usualmente un paciente que recibe tratamiento no se enferma, debería estar bien, pero con las fallas en el suministro de medicamentos del año pasado durante un largo tiempo, muchos pacientes cayeron enfermos”, expresó.

Carballo, quien además se desempeña como Jefe del Servicio de Consulta de Infectología del Hospital Clínico Universitario de Caracas, advirtió que la mayoría de los centro de salud en el país están pasando por “grandes inconvenientes, estamos poniendo tratamiento a los pacientes y no sabemos si es efectivo o no, eso es gravísimo, desde hace años no tenemos para hacer cargas virales”.

Como precaria definió Carballo la situación con “todas las enfermedades en el país”. Consideró que en comparación con el año pasado, el panorama mejoró un poco en 2019, debido a la existencia de tratamiento antirretroviral para la mayoría de los pacientes, cuando en 2018 “no hubo ni uno”.

El aumento de pacientes con Sífilis, Citomegalovirus, Candidiasis, entre otras enfermedades oportunistas, características del paciente con VIH/Sida no pueden ser tratadas por la inexistencia de tratamientos.

“El antirretroviral no lo es todo. Los pacientes llegan aquí a hospitalizarse, le brindamos atención médica, pero aquí no hay soluciones, no hay tratamiento, no hay exámenes, entonces los pacientes tienen que sufragar todos esos gastos de su bolsillo”, lamentó Carballo.

El doctor puntualizó que existe un brote alarmante de Hepatitis A y Síndrome diarreico a causa de las condiciones sanitarias, vinculadas al suministro de agua potable. 

Venezuela sin pruebas de detección del VIH/Sida

Quienes deseen realizarse un examen de detección, también deben salir del país, ya que desde hace tres años “la prueba Elisa de cuarta generación no existe”. Sin embargo, según anunció Eduardo Franco, gracias a organizaciones civiles sin fines de lucro, Venezuela recibió 5 mil pruebas rápidas a través del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la ONG Aids Healthcare Foundation (AHF) que además atiende en Cúcuta, Colombia a más de 800 venezolanos de manera gratuita.

Igualmente lograron canalizar fórmulas lácteas para 1500 niños que no pueden ser amamantados por sus madres con VIH/Sida, las cuales están garantizadas por 6 meses en solo 10 estados del país gracias a la organización AID FOR AIDS (AFA).

Franco afirmó que no hay Penicilina en Venezuela para tratar el brote de Sífilis, del cual alertó al Ministerio del Poder Popular para la Salud y cobró la vida de 5 niños en los últimos 3 meses diagnosticados con Sífilis congénita que en 2018 provocó la muerte de 35 menores de edad.

28 millones de dólares para activar el Plan Maestro 

La aprobación de 28 millones de dólares por parte del Estado venezolano  para reactivar el Plan Maestro, es la petición más sentida por los pacientes con VIH/Sida para poder garantizar sus tratamientos.

“El Ministerio para la Salud tenía que hacer la distribución de los medicamentos que llegaron el pasado 12 enero y no lo hicieron por no contar con la flota de transporte. Le tocó a las ONG internacionales canalizar la hoja de ruta para la entrega y se retrasó todo. Sin embargo, tenemos parte de los medicamentos garantizados hasta enero de 2020”, denunció la Red Venezolana de Gente Positiva y la Fundación Mavid Carabobo, las cuales enfatizaron que el pasado 13 de agosto sostuvieron una reunión con la Viceministra de Salud Colectiva, Marisela Bermúdez, quien se comprometió en dar pronta respuesta a las solicitudes de este sector de la población.

En 2018 nació El Plan Maestro para atender a los pacientes con VIH/Sida en los próximos tres años, gracias al Ministerio para la Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ONUSIDA y las organizaciones civiles venezolanas.

En 2018, Venezuela fue el único país de América Latina que no suministró información sobre los avances en el cumplimiento de las metas 90/90/90 de la ONUSIDA. Estas son:

  1. Que en 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al VIH.
  2. Que en 2020 el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretrovírica continuada.
  3. Que en 2020 el 90% de las personas que reciben terapia antirretrovírica tengan supresión viral.

A tomar lo que haya 

Desde hace 16 años, una mujer carabobeña de 41 años de edad -que decidió hablar para Primicias24 de forma anónima- recibe tratamiento para el VIH+ junto a su hija de 18 años de edad, quien además padece de Síndrome de Asperger (Trastorno del comportamiento que afecta la capacidad de socializar y comunicarse correctamente) y debido a la inexistencia de antirretrovirales tuvo que emigrar 3 veces a otros tratamientos para poder salvar su vida.

Esta madre contó que en un acto de desesperación, suspendió en varias oportunidades su tratamiento (a base de Viraday) para dárselo a su hija. “El Gobierno nos está dando duro, no les importamos, todos hemos tenido que tomar los mismos medicamentos a pesar de tener patologías diferentes porque no hay más, sino nos morimos”, relató al tiempo que denunció la entrega de medicinas vencidas en la Farmacia del Hospital Central de Valencia, estado Carabobo que cuenta con 950 mujeres en tratamiento.

En la farmacia entregan ampollas vencidas desde el año 2017, imagínate tú, y en la Maternidad del Hospital Central de Carabobo a las madres que van a parir les piden una docena de guantes quirúrgicos,cuando la paciente tiene VIH/Sida duplican o piden un kit de seguridad que cuesta más de 400 mil soberanos. En cuanto las consultas, piden dos pares de guantes nada más”, afirmó.

La historia de esta madre, inició cuando su hija para entonces de un año y 10 meses de edad, comenzó a presentar resequedad en la piel, inflamación del vaso, poco cabello, entre otros síntomas. Luego de llevarla al médico para hacer los exámenes correspondientes, se enteró por su hija que ambas padecían de VIH+, el cual le contagió su pareja. Actualmente debido a la situación del sector salud, tiene planes de abandonar el país con el fin de poder garantizar el tratamiento de ambas.

“Señor Presidente (Nicolás Maduro), necesitamos medicamentos, reactivos para los exámenes, solo una carga viral en Caracas, si la consigues, cuesta un millón 600 mil soberanos, con qué vamos a pagar eso”, manifestó.

Reforma legal contra la discriminación 

Condenas penales para las personas que discriminen a los pacientes con VIH/Sida; sanciones para los laboratorios que realicen sin autorización del paciente pruebas de detección; penalización de las instituciones públicas y privadas que exijan pruebas para trabajar y estudiar, así como para el pre y post vacacional; y protección de la comunidad LGBTI (lesbiana, gay, bisexual y transgénero) que tienen problemas para ser aceptados en los centros educativos; son algunos de los aspectos que deben incluirse en el reglamento de la Ley para la Promoción y Protección del Derecho a la Igualdad de las Personas con VIH/SIDA y sus Familiares.

“Deben existir sanciones penales y monetarias de quienes incurran en discriminación. Solo con decir que una persona tiene VIH/Sida, esa persona debe ir presa, y si es funcionario público puede ser destituido o multado con más de 1000 Unidades Tributarias”, sentenció Eduardo Franco, quien dio como ejemplo de la discriminación que solo a nivel nacional 8 de cada 10 mujeres, son obligadas a parir por ser VIH+ cuando lo indicado es la realización de una cesárea.

Síguenos en Twitter como  @primicias24

Etiquetas de la Historia
, ,
Más de Marisol Pozzolini

¡Inspirador! Caramelos de Cianuro estrena El Retrovisor (+Video)

Ya distanciados de aquellas letras de canciones subidas de tono, rebeldes a...
Leer Más.